Un río de aguas putrefactas corre desde Campo Oficina

EL TIGRE.  De donde manó el petróleo que le dio origen a la ciudad de El Tigre, hoy mana un río de aguas cloacales.  Desde el antiguo conjunto residencial de Campo Oficina las aguas servidas, hace mucho tiempo, se desplazan hacia la parte de sur, anegando además parte de los sectores Las Delicias y Pueblo Ajuro.

Arturo Maita, quien transitaba por la calle detrás de Campo Oficina, manifestó que en la medida que pasa el tiempo ese bote de agua desde Campo Oficina, “desde allí mismito donde se perforó el pozo Oficina N. 1, las aguas nauseabundas corren libremente, formando un pozo en la calle lateral que pasa detrás de la unidad educativa La Florida”.

Comentó que ese derrame de aguas fétidas tiene más de un año, pero con el paso de los días ha aumentado su caudal y cada vez que pasa un vehículo empeora la situación.

Dijo que nadie ha tomado en serio el asunto como para resolverlo. Ni Hidrocaribe, ni Pdvsa ni la alcaldía han atacado el punto donde se desbordan las cloacas.  

Esta inmundicias con lo crecido que está la maleza alrededor de todo Campo Oficina, son el hábitat perfecto para que aumente la proliferación de alimañas: ratas, cucarachas, zancudos, chipos  y hasta culebras.

Inés Mogollón, que no reside en Campo Oficina, sino en Las Delicias, manifestó que su casa es una de las más afectadas por este derrame de aguas servidas. “Cada vez que pasa un carro por esa calle, salpica la puerta de mi casa. Aquí ya no se puede estar. A toda hora es una hediondez terrible. A mí me da miedo que alguno de mis nietos se enferme con alguna cosa rara, con alguna infección en la piel. Aquí hay mucha plaga de día y de noche y con esa suciedad  ahí, en vez de controlarse, aumentan los zancudos y las moscas”.

Apuntó que por ese sector no han realizado labores de fumigación. “Resolver este problema de las cloacas en Campo Oficina debe ser una prioridad. No hay que olvidar que a pocos metros de donde corren esas aguas, está el campo de béisbol menor de Campo Oficina, a donde todos los días acuden niños y niñas a las prácticas deportivas. Ellos también quedan expuestos a cualquier afección infecciosa”.

Mogollón hizo un llamado al alcalde Ernesto Raydán, para que como gerente del municipio, busque las maneras que permitan hallarle una solución a este desbordamiento permanente y prolongado de las cloacas en el campo donde brotó el petróleo que permitió que El Tigre se formara como ciudad.

“Campo Oficina deberían tenerlo como una tacita de oro, si de verdad los gobernantes quisieran a El Tigre; es el sitio emblemático de la historia local, pero lamentablemente hoy está convertido en una río de ñoña”, dijo la mujer.  

Fuente: CSD