Edwin Mirabal tiene melodía de paraulata

Carlos San Diego
Vino al mundo con sangre de artistas en las venas. Del cruce de un poeta llanero y de una maracayera cantante de boleros,  nació Edwin Mirabal; quien adapta sus tonos vocales con buen acierto en lo romántico y lo sabanero.Con la influencia inicial de sus padres, no podía ser de otra manera.El arpa y la rocola.
Son varios los años que Mirabal ha dedicado al canto y a la composición. Es natural de Calabozo, estado Guárico. El segundo de seis hermanos. Se crió en una casa donde la música era materia de todos los días. Ramón Mirabal, su padre es del pueblo de La Unión de Barinas, pero fue criado en Calabozo. Es compositor, cantante y animador de espectáculos. Mireya Márquez, es oriunda de Maracay, estado Aragua. Es una enamorada de la canción romántica.  Ejemplo, práctica y vocación.
Lápiz con buena tinta
Edwin Mirabal ha compuesto más de 600 canciones. Los motivos son distintos. Es infinito el puerto donde ancla su inspiración. Asegura que es incansable buscador y creador de melodías con un sentido muy original. A cada letra, dice, que le pone “dulzura y pasión”. El fin es “tocar la sensibilidad y las fibras sentimentales del alma de quien logre oír y apreciar sus composiciones grabadas en su propia voz. La naturaleza lo premió y la constancia lo hizo.
Versatilidad
Su voz le permite, además de cantar música llanera, interpretar otros géneros como la balada, el bolero ranchero, el merengue, la salsa, el galerón, la gaita, el vals, el pasaje y el joropo recio.  Es como la paraulata, registra una amplia variedad de melodías. Así se abre paso, codeándose con los cantantes y compositores románticos de Venezuela. Allí busca su sitial.
Reconocimientos
Ha sido condecorado por la alcaldía de Calabozo como cantante del año (1999). Ha ganado festivales comoCatrainsa de Oro (2002), Sunepsas de Oro (2003), Voz Universitaria de la Universidad Experimental de Los Llanos Ezequiel Zamora (Unellez) de San Fernando de Apure (2004-2005-2006 y 2007), ganador de la Voz Universitaria Nacional compositor por su letra “Criollo como la sabana”; en este festivalparticiparon todos los estados llaneros (2008-2009);  fue condecorado como Compositor del año por la gobernación del estado Guárico por su pieza titulada “Guárico tierra de sueños” (2009). El mérito ajilado por el paso real.
Romántico como luna llena
En el año 2016 graba su segunda producción musical. Está compuesta de 14 canciones. Alcanzó notoria popularidad con “Pensando en ella”. Es una pieza muy romántica. Está dedicada a quien considera “el amor de su vida, que despierta en él la pasión febril de sentirse amado, la entrega al verdadero amor”. Su palabra vaya adelante.
Más tarde realiza el proyecto audiovisual de la canción “Pensando en ella”, de la mano del director Danny Ramos, con la propuesta musical de los conjuntos criollos de los maestros arpistas  Danny Torres, Jesús Durán y Fray Silva; los cuatristasSaúl Mirabal, Alberto Melo y  “Chicho” Ribas; el maraquero Ezequiel Córdova y el bajista Hebert Vázquez. El trabajo fue hecho en el estudio H-Bass, bajo la dirección de Danny Torres y la dirección técnica de Hebert Vázquez. Talento a granel.
“Pensando en ella” fue nominado por la academia Buscando una Estrella en el año 2018, como Mejor canción del año y Mejor álbum musical del año. Ganó las dos denominaciones. Compensación por el empeño y la dedicación.

El hombre que pide un beso
Lo más reciente de Edwin Mirabal es la canción “Bésame”, de su autoría. Este promocional lo grabó con Osarosky Lanz (arpa), José Daniel Olivero (bajo), Yofrank Pérez (maracas) y Gilber Salas (bajo). La grabación fue hecha en el estadio SalasRecord. Siempre es bueno el beso de una mujer al caer la tarde en el llano.
La base y la propuesta
Calabozo es tierra de grandes músicos, de grandes poetas y de excelentes cantantes. Edwin Mirabal no ha perdido el hilo de esa herencia. Lo sostiene el pulso de sus progenitores y su propia casta que tiene el sabor del suero del queso blanco y la ternura de la espiga del arroz cuando la cubre el rocío de la mañana. Aunque trabaja sobre bases folklóricas, le gusta experimentar. Los caminos son para transitarlos y el que no, hay que abrirlo. Esa es la tarea del artista. Mirabal lo sabe muy bien. Dale guaya.
Foto: Cortesía.