José “Cheo” Salazar:
La urgente e indispensable unidad

“No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos”

Lyndon Baines Johnson (1908 – 1973)

Trigésimo sexto presidente de EEUU.

 

 

Todos proclamamos la unidad. No todos la practicamos. El pueblo que se mantiene a la expectativa y ruega por una verdadera y autentica unidad, no está muy convencido de la unidad que se pregona. Razones no le faltan. “Ya uno no sabe en quien creer” es una expresión que cada día toma más impulso en amplios sectores de la sociedad. Una buena parte de la clase política, que tiene la responsabilidad de conducir el proceso, hasta lograr la salida pacífica, electoral y constitucional, pareciera no escuchar el angustioso grito de las grades mayorías que quieren unidad. No hay peor sordo que el que no quiere oír.

 

La angustia, zozobra y ansiedad del pueblo está desembocando en una gran desesperanza. Es importante entender que para revertir esta crítica situación es urgente e indispensable construir y practicar una verdadera y autentica unidad. En esa tarea la responsabilidad del liderazgo nacional es fundamental. En las localidades y regiones se hacen esfuerzos, pero tienen la dificultad de no encontrar eco aguas arriba. Las noticias vuelan. No hay manera ni forma de que se pueda mantener una falsa ilusión. La realidad atropella cualquier intento ilusorio. Lo que está a la vista no necesita anteojos.

 

La urgente e indispensable unidad, no se logra, ni se logrará con discursos preñados de buena voluntad. Hay que demostrarla con hechos. Una sola narrativa,estrategia y dirección política. La unidad en la diversidad, pero un solo camino en el logro del objetivo. Todos tenemos una opinión y queremos el cese de la usurpación. El país merece una oportunidad. Hay que rescatar la libertad, democracia, la calidad de vida y sobre todas las cosas retomar el rumbo del desarrollo sustentable que brinde oportunidades para todos. Ese es el clamor popular. El que tiene oídos, oye.

 

Los que activamos en política, no podemos ocultar realidades que están a la vista. No hay unidad y los esfuerzos que se hacen chocan con la pared de las ambiciones desmedidas e irracionales individuales y grupales. El pueblo sufriente y viviente se desencanta. El descreimiento es consecuencia de nuestras mismas incapacidades para entender el momento histórico del país. Estamos perdiendo nuestra bella, rica y fabulosa patria. No perdamos tiempo.La unidad, que reclama la gente, es urgente e indispensable para enfrentar el régimen usurpador ¿Cuesta mucho entenderlo? ¡Por favor!

 

No podemos pedir y exigir a la sociedad la unidad, que no somos capaces de dar. Es por lo que, la angustia y la desesperanza está permeando aguas abajo en los liderazgos regionales y locales. Insisto: la UNIDAD es urgente e indispensable. Vamos a trabajar juntos. Y, sí no lo entendemos y asumimos, continuaremos como simples observadores del proceso de destrucción nacional y la pérdida de la patria. Es un angustioso grito a tiempo.

 

@Cheotigre