Inflación sigue empobreciendo al pueblo de Anaco por inacción de las autoridades y de las instituciones

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. Ante la indiferencia del alcalde Luis Guevara Marrón y del designado protector del pueblo, Jesús “chúo” Figueroa, los precios subieron otra vez esta semana. Los anaquenses reclaman a ambas figuras que ejerzan la autoridad y liderazgo para detener y revertir el empobrecimiento continuo de la población.

Esther Sifontes, ama de casa, declara sentirse “sorprendida” pero no de los incesantes incrementos del valor de los alimentos sino porque “no hay respuestas de parte de las autoridades”.  “Mientras los comerciantes suben los precios como les da la gana no se ve por ninguna parte a los representantes de la Sundde (Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Económicos) ni de la alcaldía para proteger al pueblo”.

Para la mujer de 29 años de edad, “las panaderías ya volvieron a subir el precio de la canilla de 25 a 30 soberanos” y supone la declarante que ese ajuste “debe estar autorizado por alguien” a menos que “en este país cada quien haga lo que le dé la gana”.

Añadió Luis Pinto, obrero, que la otra “plaga que está abusando son los bachaqueros que deben tener la protección de algún poderoso en la alcaldía porque nadie los enfrenta”.

“¿A quién están sobornando los bachaqueros que actúan con total impunidad?”, cuestionó Pinto que dejó entrever que “mafias” relacionadas con gente de poder es la que “vende la mercancía a estos abusadores” y asimismo “se hacen los locos para no evitar que ellos revendan” porque estima el informante, “le están mojando la mano”.

En opinión del educador Ernesto Moreno “en Anaco lo que falta es autoridad” porque ni el alcalde, ni el gobernador, ni los mal llamados protectores, ni los organismos de seguridad defienden al pueblo sino a los poderosos”.